sábado, 22 de agosto de 2009

El rey, sacerdote, el hombre rico, y el hombre de la espada

¿Os dejo con un acertijo, Lord Tyrion? -No esperó la respuesta-. En una habitación hay tres hombres de gran importancia: un rey, un sacerdote y un rico. Frente a ellos se encuentra de pie un mercenario, un hombre sin importancia de baja cuna y mente poco aguda. Cada uno de los grandes quiere que mate a los demás.
>>-Mátalos -dice el rey-, porque yo soy tu legítimo gobernante.
>>-Mátalos -dice el sacerdote-: te lo ordeno en el nombre de los dioses.
>>-Mátalos -dice el rico-, y todo este oro será tuyo.
>>Y decidme... ¿Quién vive y quien muere?

{....} Después de varias semanas
{....}
-Le he dado algunas vueltas -reconoció Tyrion-. El rey, el sacerdote, el hombre rico... ¿Quién vive y quien muere? ¿A quién obedecerá el espadachín? Es un acertijo sin respuesta; mejor dicho, con demasiadas respuestas. Todo depende de cómo sea el hombre de la espada.
-Pero, en realidad, el hombre de la espada no es nadie -señaló Varys-. No tiene corona, ni oro, ni el favor de los dioses, sólo un trozo de acero afilado.
-Ese trozo de acero es el poder de la vida y la muerte.
-Exacto. Pero, si quien nos gobierna en realidad es el hombre de armas, ¿porqué fingimos que son nuestros reyes los que tienen el poder? ¿Por qué un hombre fuerte con una espada se plantearía jamás obedecer a un niño rey como Joffrey, o a un idiota borracho como su padre?
-Porque esos niños reyes y esos idiotas borrachos pueden llamar a otros hombres fuertes, con otras espadas.
-Entonces serían esos otros guerreros los que en realidad tendrían el poder. ¿O no? ¿De dónde salen sus espadas? ¿Por qué obedecen? -Varys sonrió-. Hay quien dice que el conocimiento es poder. Hay quien dice que el poder deriva de los dioses. Otros dicen que el poder lo da la ley
[....]
-¿Vais a decirme la respuesta del maldito acertijo o sólo queréis empeorarme esta jaqueca? -Tyrion inclinó la cabeza hacia un lado.
-De acuerdo -dijo Varys sonriendo de nuevo-, ahí va: el poder reside donde los hombres creen que reside. Ni más ni menos.
-Entonces, ¿El poder es una farsa?
-Una sombra en la pared -murmuró Varys-. Pero las sombras pueden matar. Y a veces, un hombre muy pequeño puede proyectar una sombra muy grande.

Fragmento de Cancion de Hielo y Fuego de George R.R. Martin

4 comentarios:

Rom dijo...

esto es un fragmento del episodio 3 de la segunda temporada de juegos de tronos...minuto 43...mucha coincidencia no?!

Trabubu Rojo dijo...

Claro, yo lo leí en el libro y me gustó la reflexión del libro y por eso la escribí en el blog.
Abajo pongo que es un fragmento de la saga Canción de Hielo y Fuego.
Y este fin de semana habrá que ver ese capítulo 3, jeje

Anónimo dijo...

Emmm digo no es una coincidencia, la saga televisiva juego de tronos esta basada en los libros "Cancion de Hielo y fuego"
El libro y el guion ambos Escritos por George R.R. Martin

Anónimo dijo...

Sinceramente, me encato demaciado esta reflexion y no porque tyrion sea uno de mis personajes favoritos, pero me resulto muy buena, comprensiva, sublime y exquisita, es uno de otros dones del fantastico GRRM.