jueves, 3 de diciembre de 2009

La piratería, el Ministerio y el Manifiesto

Varias veces me ha contado mi madre que en "sus tiempos" al pueblo venían a dar conciertos los mejores grupos y cantantes de España, con bastante asiduidad disfrutaban de la música de moda o más popular en aquellos años setenta sin tener que hacer ningún kilómetro. ¿Por qué entonces en la actualidad hace tantos años que no hay un concierto en condiciones? Una de las razones es que a los artistas famosos no les hace falta dar tantos conciertos como antes, con la venta de discos y lo que cobran de la SGAE tienen más que suficiente para satisfacer todos sus lujos.
Sin embargo, en los últimos años ha aparecido algo que está cambiando el panorama: Internet y las descargas ilegales. Y contra ello las discográficas y la SGAE están luchando con todas sus fuerzas por seguir sacando su comisión por el trabajo de los artistas. Tanto poder tienen que han convencido al Gobierno para que ya no sean los jueces quienes decidan si una web es ilegal por distribuir contenido protegido, ahora el arbitro será una ¿"comisión"?. En contra de esta reforma legal la casi totalidad de la comunidad de usuarios de Internet suscribe el manifiesto que podéis leer aquí.
Yo lo suscribo casi casi al 100%..... El Ministerio de Cultura expone que esta reforma está dirigida principalmente en contra de las páginas de enlace que ganan dinero. Y aunque a mi me vengan muy bien estas páginas para bajarme contenidos, la verdad es que si criticamos a las distribuidoras, también deberíamos criticar a estas páginas. Ya que se han convertido en intermediarios con animo de lucro que distribuyen los contenidos, pero sin el consentimiento del autor. Entonces nos preguntaríamos, ¿qué pasa con las páginas de enlaces sin publicidad? ¿y con el emule? Según las declaraciones del Ministerio estas seguirían existiendo, por lo tanto las descargas ilegales seguirían existiendo. Aquí hay algo que no me cuadra.
Me parece que el acceso a la cultura que nos da Internet, (con sus páginas de descargas y sistemas P2P), es muy beneficioso para la sociedad, sin embargo, en realidad estamos haciendo "algo que no está bien" cuando accedemos a esta cultura, ya que este acceso no está permitido por sus dueños. Vaya paradoja, algo bueno para la sociedad pero a costa de hacer cosas malas.
De todos modos, si todo sigue así, creo que esta situación durará 5 o 10 años, hasta que se imponga un nuevo modelo de negocio, que bien puede ser en la línea del que utiliza Spotify.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

5 o 10 años....yo creo q mucho menos.De todas formas quien hace la ley hace la trampa....habra q esperar a q salgan las primeras quejas oficiales,demandas,juicios y sus resoluciones y con ello los Reales Decretos.......creo q estaremos unos meses de transicion y saldran otras nuevas formas de "compartir".
kae

Lastro dijo...

En este país de pandereta ya se sabe.....lamentablemente no se puede hacer nada. Almenos no por ahora.