domingo, 24 de enero de 2010

¿Cúal es la capacidad de nuestro cerebro?

Desde que los ordenadores existen la humanidad se ha preguntado si alguna vez podrán superarnos en inteligencia. Una de las características de esta inteligencia es la memoria, y ahora viene la pregunta, ¿cuántos bytes, megas, gigas o teras caben en nuestra cabeza?
Según algunas fuentes este cálculo se podría realizar asignando un número de bits a cada sinapsis del cerebro y multiplicando esta cifra por la cantidad de sinapsis que tenemos. Un posible cálculo que se sugiere en dichas fuentes sería el siguiente:
10 bits por sinapsis x 1014 sinapsis = 1015 bits, o sea 125 Terabytes, esto equivale a algo más que la mitad de toda la información impresa en el mundo ya sea en libros, revistas o fotocopias, (según estas cifras curiosas del mundo digital).
Ahora, ¿realmente podemos almacenar tantas cosas en nuestra cabeza? Yo creo que desde luego en mi memoria no cabe tanto; si no me acuerdo ni de cómo se llamaban muchos de mis profesores de instituto, y me cuesta recordar dónde dejé aparcado el coche, ¿cómo puedo decir que puedo recordar 125 Teras de información?
Hagamos números sin ningún rigor científico :), ¿qué cosas tengo en mi cabeza guardadas teniendo en cuenta que tengo 32 años?
  • Vídeos, o sea recuerdos de momentos vividos, en realidad sólo recordamos momentos importantes. Vamos a poner que recordemos 6 meses enteros de nuestra vida en calidad divX:
6 meses x 30 días x 24 horas x 500 megas por hora = 2,16 Teras, y creo que estoy tirando muy alto, ya que 6 meses quizás es mucho y la calidad de lo que recuerdo seguro que es peor que la calidad divX.
  • Conversaciones, música y sonidos. Pongamos que recordemos también unos 6 meses, entonces
6 meses x 30 días x 24 horas x 100 megas por hora = 0,432 Teras.
  • Olores, sabores y percepciones de tacto, todos sabemos que estos sentidos en el hombre son más limitados que el del oído. Así que digamos que podríamos almacenar 0,4 Teras como mucho.
  • Información necesaria para hacernos funcionar, saber andar, movernos, hablar, respirar, hacer latir el corazón,.... Son muchas funciones algunas más complejas que otras y es posible que parte de esta información no se almacene en el cerebro sino en el ADN. Pongamos que tenemos 10000 funciones de este tipo (y creo que me he pasado) y que cada una de ellas necesita de 10 megas (de media) . En total tenemos 0,1 Teras.
  • Información que hemos aprendido durante nuestra vida, lo que hemos estudiado, gente y lugares que hemos conocido, lo que nos han enseñado otras personas o hemos aprendido por nuestra cuenta. No creo que todo esto superen 100.000 páginas de texto, que equivale a 200 megas.
En total esto nos da poco más de 3 Teras y creo que tirando por lo alto. Nos quedaríamos lejos de los 150 Teras de algunas estimaciones científicas (por lo menos en mi caso). O sea que con 200 euros te puedes comprar dos discos duros externos que sumarían dicha capacidad.
Por otro lado está la teoría de que el cerebro almacena absolutamente todo pero en el subconsciente y que sólo tenemos acceso voluntariamente a una especie de caché reducida con la información más importante, ya que no seríamos capaz de manejar rápidamente toda la información. Como apoyo a esta teoría están los casos de algunas personas que han sufrido el síndrome de Savant. El caso más espectacular es el de Kim Peek que entre otras cosas recordaba el 98% de los 12000 libros que había leído. El personaje de Dustin Hoffman en Rainman estaba inspirado precisamente en él.

3 comentarios:

David Arias dijo...

Sí, los síndromes de Savant son un buen ejemplo de que nuestro hardware es mucho más potente de lo que parece. Pero que nuestro software solo utiliza (aparentemente) lo necesario para sobrevivir.

Otro ejemplo son las sesiones de hipnosis, que hacen aflorar recuerdos que jamás pensábamos que poseíamos.

Quizá aún más interesante que la capacidad de almacenaje (que al fin y al cabo, como digo, solo es hardware) es la capacidad creativa y de raciocinio, y el metalenguaje que hemos desarrollado sobre ambas.

En otras palabras: por qué narices han aparecido sobre una mota de polvo flotando en el espacio seres capaces de entender el Universo y de crear símbolos para interpretarlo.

Chihiro dijo...

Da un poco de vértigo este viaje por nuestra capacidad cerebral... Sin duda yo también pienso que nuestra memoria de almacenamiento (la estructural, el hardware) es muy, muy potente... Pero, con una mínima base estructural, el papel decisivo lo tiene nuestra capacidad para procesar, gestionar... recuperar la información que previamente hemos codificado (nuestro software)... y que además tienen la ventaja de ser habilidades entrenables.
No hay que olvidar tampoco que este último paso, investigado sobre todo por la Neurociencia y la Psicología Cognitiva, ha ido arrojando mucha luz estos últimos años y que nos muestras grandes diferencias interpersonales... de hecho hay personas muy conscientes y capaces de utilizar sus capacidades metacognitivas y otras que no pueden llegar a comprender ni lo que significan...
Desde luego, un universo científico en el que perderse...

Trabubu Rojo dijo...

Pues sí, como comentáis creo que la verdadera potencia del cerebro es su capacidad de procesamiento, de hecho creo que gran parte de los detalles de las imágenes o secuencias que recordamos no vienen de nuestra "base de datos", sino que nuestro cerebro se las infiere a partir de otros datos. Por ello muchas veces recordamos cosas que realmente no fueron exactamente así.
Otra cosas que comentáis es acerca de las diferencias interpersonales, quizás es más grande de la que pensamos, personalmente me he encontrado con gente con memoria fotográfica que supera con creces la de otra gente incapaz de memorizar ciertas cosas básicas.