jueves, 5 de noviembre de 2009

¿Tenemos los políticos que nos merecemos?

Hay una cita que dice que cada pueblo tiene el gobierno que se merece, sin embargo cada vez tengo más claro que es totalmente falsa. No hay más que ver lo que tenemos ahora: por un lado el Gobierno que da la sensación que no tiene ideas, y que sólo se le ocurren improvisaciones para demostrar que están haciendo algo para salir de la crisis, y por otro lado la oposición compuesta por distintas facciones más preocupadas en pelearse entre ellas que en hacer una oposición constructiva. Tantas y tantas noticias de escándalos y corrupción (el alcalde de Santa Coloma, las peleas entre Gallardón y Aguirre y su gestapillo, el caso Gurtel dónde han estado implicados importantes alcaldes y puestos autonómicos de Madrid y Valencia, corrupción en Baleares, la alcaldesa de La Muela, ....) . Y si a la corrupción le sumas muchas de las medidas gubernamentales que dan que pensar que no son fruto de un estudio y un consenso con expertos (p. ej. las leyes de educación), la conclusión a la que se llega es que un porcentaje alto de políticos son deshonestos y otro gran porcentaje con ineficaces. Recuerdo de pequeño que pensaba que los ministros, presidentes y alcaldes debían ser las mejores personas de España, y que para llegar a estos puestos debías tener grandes dones como la inteligencia o la honestidad. Sin embargo ya vemos que no.
¿Y por qué? ¿La gente que se mete a política ya es deshonesta o es el ambiente político y el poder quien corrompe a la gente? Siempre se ha dicho que el poder corrompe, quizás nuestros sociólogos podrían estudiar esto en profundidad y en base a ello deberíamos habilitar mecanismos para evitar la corrupción.
Por otro lado la capacidad del electorado de elegir a los gobernantes no es tan grande como creemos, ya que actualmente sólo pueden gobernar el PSOE o el PP. Ya se que hay más partidos, pero el sistema D'Hont de repartición de escaños desfavorece y mucho a los otros partidos. Por lo tanto sólo tenemos para elegir entre dos partidos con opciones reales, por lo tanto el gobierno que tengamos será el que nos impongan estos dos propios partidos.
Por lo tanto creo que la afirmación que da título a este post sería falsa, más bien tenemos los políticos que toleramos. De hecho las elecciones y ¿la prensa? actúan como termómetro de tolerancia del pueblo con sus gobernantes. Si a un partido ya no se le tolera, las elecciones y la prensa hacen que caiga.

2 comentarios:

Joaquin dijo...

No estoy del todo contigo Trabubu. Tu hablas desde tu punto de vista, y quiza del de tu familia y amigos más cercanos, pero me temo que esta no es la realidad más extendida. Creo hay mucho fánatico en uno y otro lado, que no terminan de ver lo "malo" de su partido ni lo "bueno" del otro.

Solo tienes que darte un paseo por los comentarios de las noticias en los periodicos "imparciales" (que tontería acabo de decir, como si hubiera alguno que no lo fuera...) y verás la cantidad de garrulos que hay por ahí sueltos y comprendarás que quizá si tenemos (en conjunto global) lo que merecemos.

Trabubu Rojo dijo...

Por lo que dices, sí que nos mereceríamos tener estos políticos porque quizás nosotros como pueblo somos tan malos como ellos. Ummm, no sé, me da que pensar. Por un lado pienso que la mayoría de la gente más o menos son cumplidores y responsables con su trabajo, (más que muchos políticos, sólo hay que ver que muchas veces el congreso está vacio). Y en realidad pienso que los garrulos como dices son las excepciones discordantes.
Sin embargo, he estado pensado .... ¿qué porcentaje de nosotros no caería en la tentación de coger un sobre de dinero extra si supiesemos que lo estamos robando, pero que no se va a enterar nadie? ¿este porcentaje sería mayor o menor de políticos corruptos?